Las mujeres con quienes no se puede casar el musulmán.

Está permanentemente prohibido que un musulmán se case con una mujer de una de las siguientes categorías:

1.- La esposa de su padre, divorciada o viuda. Durante el periodo de la Yahilía tales matrimonios eran permitidos. Entonces el Islam los prohibió, porque cuando una mujer se casa con el padre de un hombre adquiere el status de su madre; y esta prohibición es en consideración al honor y el respeto por el padre. Además, como esta prohibición no deja lugar a la atracción sexual entre el hijo y su madrastra, ambos pueden desarrollar una relación de respeto y honor.
2.- Su madre, incluyendo sus abuelas de ambos lados.
3.- Su hija, incluyendo sus nietas, hijas de su hijo o de su hija.
4.- Su hermana, incluyendo sus medias hermanas y sus hermanastras.
5.- La tía paterna, sin importar si es media hermana del padre o su hermanastra.
6.- La tía materna, sin importar si es media hermana de la madre o su hermanastra.
7.- La hija de su hermano, su sobrina.
8.- La hija de su hermana, su sobrina.

            Todas estas mujeres  familiares consanguíneas son las muharramat de un hombre y él se constituye  en mahram de cada una de ellas. Está terminantemente prohibido el matrimonio con cualquiera de las mahrams. Las razones para esta prohibición son las siguientes:

a) Tener cualquier tipo de pensamiento de tipo sexual con relación a familiares tan cercanos como la propia madre, hermana o hija es algo instintivamente aborrecido por la naturaleza humana. Incluso  hay ciertos animales que evitan aparearse con sus familiares cercanos. El respeto que un hombre siente por su tía es el respeto que siente por su propia madre; así también, los tíos son considerados como padres.
b) Dado que la familia debe vivir unida en intimidad y privacidad pero evitando las relaciones incestuosas, la Sharía intenta cortar de raíz cualquier atracción  sexual entre los parientes cercanos.
c) Dado el amor y afecto natural que se suscita entre los familiares consanguíneos cercanos, la intención de la Sharía es expandir el círculo  de amor y fraternidad prohibiendo el incesto; esto hace que el hombre dirija su búsqueda de mujeres afuera de la familia. Así, cada matrimonio extiende más la relación de amor, trayendo gente nueva a la siempre expansiva esfera de afecto: "Y entre  Sus signos está el haberos creado esposas nacidas entre vosotros, para que os sirvan de quietud, y el haber suscitado entre vosotros el afecto y la bondad. Ciertamente, hay en ellos signos para gente que reflexiona". (30:21).
d) Los sentimientos naturales de amor y afecto entre un hombre y sus  familiares arriba mencionados deben mantenerse siempre fuertes. Si se permitiese el matrimonio entre tales familiares, causaría celos, disensión y la ruptura de las familias, destruyendo los sentimientos de amor y afecto que dan cohesión  y permanencia a la estructura familiar.
e) La descendencia de un matrimonio entre familiares tan cercanos sería, muy probablemente, defectuosa y débil, Además; si ya existen problemas de defectos físicos o mentales entre los miembros de una familia, se pronunciarían mucho más entre los hijos de tales matrimonios.
f) La mujer necesita  alguien que defienda sus derechos y su causa contra  su esposo, especialmente cuando las relaciones entre ambos se hacen  tensas. Si las mujeres que la defenderían se convierten en sus rivales. ¿Quién la defendería?

Matrimonios prohibidos por causa de amamantamiento.

9.- La nodriza (madre de leche): Es vedado para un musulmán casarse con una mujer que lo ha amamantado durante su infancia, pues amamantar de ella la hace que sea como su propia madre, pues su leche ha entrado en la formación de sus huesos y su carne. El amamantamiento consciente o inconsciente produce sentimientos maternales en la nodriza y familiares del niño. Aunque estos sentimientos parecen desaparecer conforme el niño crece y se hace hombre, se mantienen latentes en el subconsciente.

            Sin embargo, la prohibición de este tipo de matrimonios se  hace efectiva sólo si el amamantamiento ocurrió antes del destete; esto  es: cuando la leche era la principal fuente de alimento. Otra condición es que el niño haya amamantado de su seno cinco veces completas y separadas, cada vez se determina cuando el niño deja de amamantar por su propia voluntad. Después de investigar todos los hadices al respecto, el  límite de 5 veces como mínimo parece ser la opinión preferida.

10.- Las hermanas de leche: Así como una mujer se convierte en madre de un niño por virtud del amamantamiento, también sus hijas se convierten en hermanas del niño, sus hermanas se convierten en tías  del niño y así sucesivamente. El Profeta (B y P) dijo: "Lo que es vedado por genealogía es vedado,  también, por  amamantamiento".[45]

            Entonces, las hermanas de leche, las tías y las sobrinas de leche son todas mujeres vedadas y casarse con ellas está permanentemente prohibido.

Parentesco Político.

11.- La suegra: Está permanentemente prohibido casarse con la madre de la esposa desde el momento en que el hombre entra en contrato matrimonial con la misma, sin importar si llegan a tener relaciones sexuales o no. El matrimonio en sí da a la suegra el mismo status de la madre.
12.- La hijastra: Un hombre no  puede casarse con su hijastra (la hija de su mujer en un matrimonio previo) si ha llegado a  tener relaciones sexuales con la madre de la chica, su esposa. Sin embargo, si un hombre divorcia a su esposa antes de haber tenido relaciones sexuales con ella, es posible para él casarse luego con su hija.
13.- La nuera: Es decir, la esposa del hijo verdadero, no de uno adoptado. De hecho, el Islam abolió la permisibilidad del sistema de adopción legal y formalizada, porque es contrario a los hechos y la realidad, porque resultaría  en la prohibición  de lo que en esencia permitido y en  la permisión de lo que es esencialmente  ilícito (haram). Allah, el Altísimo, dice: "... Ni ha hecho que vuestros hijos adoptivos sean vuestros propios hijos. Eso es lo que vuestras bocas dicen. Allah, empero, dice la verdad y conduce por el Camino." (33:4)  Esto quiere  decir  que es meramente una expresión  del lenguaje que no altera la realidad ni transforma a alguien extraño a la familia en un pariente consanguíneo.

            Estas tres clases de parientes femeninos son prohibidas en el matrimonio a fin de que las relaciones pacíficas entre los parientes políticos se mantengan.

Hermanas compartiendo un mismo marido.

14.- En oposición a las prácticas de la Yahilía, el Islam prohibió tomar a dos hermanas como esposas al mismo tiempo, porque el sentimiento de amor y hermandad que el Islam desea perpetuar entre las hermanas se perdería si una hermana compartiese el mismo marido con otra. Mientras que el Corán mencionaba lo concerniente a las dos hermanas, el Profeta (B y P) añadió: "Un hombre no tomará en matrimonio a una mujer y su tía paterna a la vez, ni  a una mujer y su tía materna a la vez"[46] También  dijo: "Si hacéis esto dañareis los lazos consanguíneos"[47]¿Y cómo permitiría el Islam que se rompan tales lazos cuando les da tanta importancia?

Mujeres casadas.

15.- Mientras una mujer está casada, su matrimonio a cualquier otro hombre está prohibido. Ella puede casarse con otro hombre sólo cuando dos condiciones se cumplan:
1.-  Su lazo matrimonial es roto por viudez o por divorcio.
2.- Que haya completado el periodo de espera ordenado por Allah. (La 'idda). Una mujer embarazada deberá esperar hasta dar a luz. Si enviuda y no está embarazada, su periodo de espera será cuatro meses y diez días, mientras que si se divorcia y no se sabe si está embarazada o no, su tiempo de espera será de tres periodos menstruales. Esta 'idda se refiere a la mujer que menstrúa; la mujer que no menstrúa debe esperar durante tres meses. Allah dice:  "Las repudiadas deberán esperar tres menstruaciones. No les es lícito ocultar lo que Allah ha creado en su seno si es que creen en Allah y en el último Día. Durante esta espera, sus esposos tienen pleno derecho a tomarlas de nuevo si desean la reconciliación.  Ellas tienen derechos equivalentes a sus obligaciones, conforme al uso, pero  los hombres están un grado por encima de ellas. Allah es poderoso, sabio" (2:228)     "Para aquellas  de vuestras mujeres que ya no esperan tener la menstruación, si tenéis dudas, su periodo de espera será de tres meses; lo mismo para las impúberes. Para las embarazadas, su período  de espera terminará cuando den a luz. A quien teme a Allah,, El le facilita sus cosas" (65:4)      "Las viudas que dejéis deben esperar cuatro meses y diez días; pasado ese tiempo, no seréis ya responsables de lo que ellas dispongan de sí mismas conforma al uso. Allah está bien informado de lo que hacéis"  (2:234)
            De estas quince categorías de familiares femeninos a quienes está prohibido tomar en matrimonio, catorce están mencionados en la Sura de "Las mujeres":  " En adelante, no os caséis con las mujeres con que han estado vuestros padres. Sería deshonesto y aborrecible. ¡Mal camino.....! "
"En adelante, os están prohibidas vuestras  hijas, vuestras hermanas, vuestras tías paternas o maternas, vuestras sobrinas por parte de hermano o de hermana, vuestras madres de leche, vuestras hermanas de leche, las madres de vuestras mujeres, vuestras hijastras que están bajo vuestra tutela, nacidas de mujeres vuestras con las que habéis consumado el matrimonio, - si no, no hay culpa -, las esposas de vuestros propios hijos, así como casaros con dos hermanas a un tiempo. Allah es indulgente, misericordioso." (4:22,23).
            La prohibición de casarse con una mujer y una de sus tías a la vez deriva del hadiz anteriormente mencionado.

Mujeres politeístas  (MUSHRIKAT)[48]

16.- Una mujer mushrika, que adora ídolos o asocia otras deidades a Allah, está también entre las mujeres prohibidas. Allah dice: "No os caséis con mujeres asociadoras hasta que crean. Una esclava creyente es mejor que una asociadora, aunque ésta os guste más. No caséis con asociadores hasta que éstos crean. Un esclavo creyente es mejor que un asociador, aunque éste os guste más. Esos  os llaman al Fuego, en tanto que Allah os llama al Jardín y al perdón si quiere, y explica Sus aleyas a los hombres. Quizás, así, se dejen amonestar" (2:221)

            Esta aleya proclama que un musulmán  no debe casarse con una mujer mushrika ni una mujer musulmana debe casarse con un hombre mushrik, porque hay un grande e infranqueable abismo entre ambas creencias. El Islam invita a la gente al jardín del Paraíso, mientras que la idolatría y el politeísmo los lleva al fuego  del Infierno. Mientras que los musulmanes creen en Allah, Sus enviados y en la Otra vida. Los mushrik asocian a otros con Allah, rechazan a sus enviados y niegan la vida eterna. El matrimonio significa vivir en armonía y amor bajo el mismo techo. ¿Cómo será posible para tan opuestas creencias y prácticas coexistir pacíficamente y juntas en la misma casa?.

Matrimonio con las mujeres de La Gente de la Escritura.

            El Islam considera permitido para los hombres musulmanes casarse con mujeres judía o cristianas, pues son Gente  de la Escritura, gente cuya tradición está basada en una escritura de revelación divina. A pesar de hacerla distorsionado y alterado, ellos profesan una religión de origen divino, por eso el Islam hace ciertas excepciones  respecto a ellos. El Corán dice:  " Hoy se os permiten las cosas buenas. Se os permite el alimento de quienes han recibido la Escritura, así como también se les permite a ellos vuestro alimento. Y las mujeres creyentes honestas y las honestas del pueblo que, antes que vosotros, había recibido la Escritura, si les dais la dote tomándolas en matrimonio, no como fornicadores o como amantes. Vanas serán las obras de quien rechace la fe y en la otra vida será de los que pierdan." (5:5).

            Tal grado de tolerancia es algo característico del Islam y es difícil encontrarla entre otras creencias y naciones. A pesar del hecho de que el Islam critica a la Gente de la Escritura por su incredulidad y error, permite que el musulmán se case con una mujer judía o cristiana que puede - siendo su cónyuge, la señora de su casa, la madre de sus hijos, el origen de su reposo y su compañera de por vida- mantener su propia fe. El Corán nos dice lo siguiente sobre el matrimonio y su espíritu: " Y entre Sus signos está el haberos creado esposas nacidas entre vosotros, para que os sirvan de quietud, y el haber suscitado entre vosotros el afecto y la bondad. Ciertamente, hay en ellos signos para gente que reflexiona."(30:221)

            Sin embargo, aquí debemos hacer una advertencia. En orden de preferencia, una mujer creyente y practicante que ama su religión es preferible a una musulmana de nombre que ha heredado el Islam como un legado de sus padres. El Profeta (B y P) dijo: "Elige a la religiosa y prosperarás"[49]

            Es también obvio que una mujer musulmana, sea quien sea, es mas apropiada para un musulmán que una cristiana o una judía, sin importar sus méritos. Si un musulmán tiene la más ligera sospecha de que una esposa no musulmana puede afectar las creencias y comportamiento  de sus hijos, se le hace obligatorio actuar según lo dicta la precaución.
Si el número de musulmanes en un país es pequeño - si son, por ejemplo, inmigrantes  residentes en un país no islámico- los hombres deben ser prohibidos de casarse con mujeres no musulmanas. Ya que las mujeres musulmanas tienen vedado casarse con hombres no musulmanes, su matrimonio con mujeres incrédulas significaría que muchas jóvenes musulmanas quedarían solteras. En vista de lo perjudicial que esto es para la sociedad musulmana, el daño se puede evitar suspendiendo temporalmente la permisión que tratamos en este capítulo.

La prohibición de que una mujer musulmana se case con un no musulmán.

            Es ilícito para una mujer musulmana casarse con un hombre no musulmán, sin importar si este pertenece a la gente de la Escritura o no. Ya hemos mencionado las palabras de Allah: " No caséis con asociadores hasta que éstos crean...". (2:221). Allah también dijo sobre las mujeres musulmanas inmigrantes:  "¡Creyentes!  Cuando vengan a vosotros mujeres creyentes  que hayan emigrado, ¡examinadlas! Allah conoce bien su fe. Si comprobáis  que de verdad son creyentes, no las devolváis a los infieles: ni ellas son lícitas para ellos, ni ellos lícitos para ellas. ¡Reembosadles lo que hayan gastado! No tenéis nada que reprocharos si os casáis con ellas, con tal que les entreguéis su dote. Pero no retengáis a las infieles. Pedid lo que hayáis gastado, y que ellos también pidan lo que hayan gastado. Esa es la decisión de Allah. El decide entre vosotros. Allah es omnisciente, sabio." (60:10)

Ningún texto hace una excepción  con la gente de la Escritura. Por ello, en base a las aleyas mencionas, hay consenso entre los musulmanes sobre esta prohibición.

Notamos que, mientras un musulmán tiene permitido casarse con una mujer cristiana o judía, una musulmana no tiene permitido casarse con un hombre cristiano o judío. Hay muchas conocidas razones para esta diferencia. Primero; el hombre es la cabeza del hogar, el que mantiene a la familia y es responsable por su esposa. Y, mientras el Islam garantiza la libertad de credo y práctica a la esposa judía o cristiana de un musulmán, respetando sus derechos de acuerdo a su propia fe, otras religiones como el  judaísmo y el cristianismo, no garantizan a la esposa de una religión  diferente la libertad de credo y práctica religiosa ni le respetan sus derechos. Y ya que este es el caso; ¿Cómo  puede el Islam arriesgar el futuro de sus hijas entregándolas  a manos de gente que no respetará su religión  ni se preocupará por proteger sus derechos?

Un matrimonio entre un hombre y una mujer de distinta fe se puede apoyar sólo  en el respeto del esposo por las creencias de su esposa; de otra manera nunca se desarrollará una buena relación. Ahora, el musulmán cree que el judaísmo y el cristianismo fueron originados por revelación divina, a pesar de habérseles  introducido alteraciones posteriores. El musulmán también  cree que Dios ha revelado el Torá a Moisés  y el Evangelio  a Jesucristo,[50] y que Moisés y Jesús (La paz sea con ambos) fueron ambos mensajeros de Allah que se distinguieron por su firme determinación .  Vemos pues, que la esposa cristiana o judía de un musulmán vive bajo la protección de un hombre que respeta las doctrinas básicas de su fe, sus escrituras y sus profetas; en contraste a esto, el judío o el cristiano no respeta el origen divino del Islam, ni su libro sagrado ni su Profeta (La paz sea con él).  ¿Cómo pues, podría una mujer musulmana vivir con un hombre así? ¿Cómo, si su religión  requiere que ella observe ciertos ritos de adoración, deberes y obligaciones, así como ciertas prohibiciones?  Sería imposible para la mujer musulmana tener el respeto a sus creencias y practicar su religión propiamente si estuviera en oposición constante al señor de la casa sobre este tema.
Nos damos cuenta así, que el Islam es coherente cuando prohibe al hombre musulmán casarse con una mujer idólatra y politeísta, porque si el Islam es absolutamente opuesto a la idolatría y el politeísmo, sería obviamente imposible que dos personas así vivan juntas en armonía y amor.

Las fornicadoras.

17.- Por "fornicadora" (Al Zania) nos referimos a las mujeres que ganan dinero prostituyéndose.  Se relata que Marthad Ibn Abu Marthad pidió el permiso del Profeta (B y P) para casarse con una prostituta llamada 'Ana con quien había tenido relaciones durante el periodo preislámico.  El Profeta (B y P) no le respondió hasta que Allah reveló lo siguiente: "El fornicador no podrá casarse más que con una fornicadora o con una asociadora.  La fornicadora no podrá casarse más que con un fornicador o con un asociador.  Eso les está prohibido a los creyentes". (24:3)
            El Profeta (B y P) recitó la aleya a Marthad y le dijo:  "No te cases con ella"[51]
            Allah ha permitido a los musulmanes casarse con mujeres creyentes y castas o mujeres castas de la Gente de la Escritura.  A la vez, ha hecho el matrimonio lícito para los  hombres con la condición de que lo procuren "con intención de casarse, no por fornicar"

            Si alguien no acepta este comando del Libro de Allah, ni lo considera vigente, es un mushrik [52], y nadie querrá casarse con él sino otro mushrik.  Si alguien reconoce la vigencia de este comando, pero a pesar de ello se casa con una fornicadora con la cual tiene prohibido casarse, se convierte él en fornicador.

            La aleya que acabamos de citar viene después de la aleya que prescribe el azote para los fornicadores [53]"Flagelad a la fornicadora y al fornicador con cien azotes cada uno...  "(24:2)
            El azote es un castigo corporal, el castigo mencionado en  24:3 es un castigo civil, porque privando a un fornicador del derecho de casarse con mujeres castas es como privarle a alguien el derecho de nacionalidad, ciudadanía o cualquier otro derecho civil como castigo por un crimen.

            Ibn Al Qaiim, después de explicar el significado de la aleya citada previamente, nos dice:  "Esta orden explícita del Corán es lo que demanda la razón y la naturaleza humana.  Allah prohibe que su siervo (el musulmán) se convierta en un alcahuete por la rebeldía de su esposa,  además que Allah hizo la naturaleza humana con un instintivo rechazo y aborrecimiento a actuar como alcahuete o "cornudo".  Es así que, cuando la gente quiere ofender a alguien de la forma mas dolorosa, le dicen: Cornudo, cabrón; y Allah no permite que eso le suceda a uno de sus siervos".
            "Esta prohibición se aclara más cuando consideramos el crimen de la mujer contra su marido y la sociedad.  Ella denigra el lecho de su esposo y pervierte el linaje que Allah desea preservar por la integridad y fácil funcionamiento de la sociedad, uno de Sus favores sobre la humanidad.  El adulterio provoca la confusión y las sospechas sobre la paternidad.  Esta es, pues, una de las cosas bellas de la Sharía Islámica: que prohibe el matrimonio con una prostituta hasta que se arrepiente y demuestra que no esta embarazada (esperando hasta que tenga una menstruación para confirmar que no esta esperando un bebé)"[54]

            Además, una prostituta es una mujer vil y degradada.  Allah ha decretado que el matrimonio debe ser el origen del afecto y la piedad entre los esposos.  ¿Cómo podría una mujer vil ser el objeto amado de un hombre virtuoso?  Los cónyuges en el matrimonio deben ser afines en sus ideas, actitudes y caracteres para que se desarrolle el verdadero amor y el entendimiento entre ambos.  La vileza y la virtud son antagónicas por naturaleza y por consideraciones morales.  Si no puede haber simpatía entre ambos,  ¿Cómo podría haber amor y afecto?  De hecho, Allah tenía razón cuando dijo: "Las mujeres malas para los hombres malos, los hombres malos para las mujeres malas.  Las mujeres buenas para los hombres buenos, los hombres buenos para las mujeres buenas.  Estos son inocentes de lo que se les acusa.  Obtendrán perdón y generoso sustento". (24:26)

Matrimonio Temporal (Mut’a)

El matrimonio en el Islam es un lazo poderoso, un contrato impositivo, basado en la intención de ambos cónyuges de vivir juntos permanentemente para obtener, como individuos, el beneficio del reposo, el afecto y la piedad mencionados en el Corán, así como para lograr el fin social de la reproducción y la perpetuación de la especie humana:

         “Allah os ha dado esposas nacidas de vosotros. Y, de vuestras esposas, hijos varones y nietos. Os ha proveído también de cosas buenas. ¿Creen, pues, en lo falso y no creerán en la gracia de Allah?”. (16:72)

Matrimonio temporal (mut'a)

En el matrimonio temporal (conocido en árabe como mut’a), que consiste en el acuerdo de ambas partes para durar un periodo especificado de tiempo a cambio de una suma especificada de dinero, los propósitos del matrimonio - mencionados encima - no se hacen realidad. Si bien el Profeta (B y P) permitió los matrimonios temporales durante las expediciones y las campañas militares antes que se complete el proceso legislativo islámico, luego lo prohibió y lo hizo por siempre ilícito.

            La razón para permitirlo en un principio es que los musulmanes estaban pasando por lo que se podría llamar un periodo de transición de la ignorancia al Islam. La fornicación era muy común y extendida entre los árabes preislámicos. Después del advenimiento del Islam, cuando se les requirió en las expediciones militares, ellos estaban bajo mucha presión por estar lejos de sus esposas durante largos periodos de tiempo. Entre los creyentes habían los que tenían una fe fuerte y había los que tenían fe débil. Los débiles temían ser tentados a cometer adulterio, un pecado capital y una maldad, mientras que los de fe fuerte, por otro lado, estaban listos para castrarse incluso. Ibn Mas’ud declaró:
            “Estabamos en una expedición con el Mensajero de Allah (B y P) y no teníamos nuestras esposas con nosotros; así que preguntamos al Profeta (B y P) “¿No deberíamos castrarnos?” [55]. El nos lo prohibió; pero nos permitió contraer matrimonio con una mujer hasta un tiempo especificado, dándole una prenda de vestir como dote.”[56]

            El matrimonio temporal, pues, proveía una solución al dilema en que se encontraban los de fe fuerte y débil. Fue también un paso hacia la legalización final de la vida marital completa que debía cumplir los objetivos de permanencia, castidad, reproducción, amor y piedad, así como la expansión del círculo de relaciones a través del matrimonio.

            Debemos notar que el Corán adoptó un curso gradual al prohibir los intoxicantes y la usura, pues estos dos males estaban muy extendidos y profundamente arraigados en la sociedad de la Yahilía. De la misma manera, el Profeta (B y P) adoptó un curso temporal como un paso para salir de la fornicación y el adulterio, a la vez que se acercaban al matrimonio permanente. Luego, el Profeta (B y P) lo prohibió absolutamente, como lo reportó Alí y muchos otros sahabis. Muslim lo ha citado en su “Sahih”, mencionando que Al Yuhani estuvo con el Profeta en la conquista de La Meca y que el Profeta (B y P) dio a algunos musulmanes el permiso de contraer matrimonios temporales. Al Yuhani dijo: “Antes de abandonar La Meca, el Mensajero de Allah (B y P) lo prohibió”. En otra versión del hadiz encontramos las palabras del propio Profeta (B y P) : “Allah lo hizo ilícito hasta el Día de la Resurrección”.

            La pregunta que queda es: ¿Es el matrimonio temporal (mut’a) absolutamente ilícito, como el matrimonio con la propia madre o hija, o es como la prohibición concerniente a comer cerdo o carroña, que se vuelve permisible en casos de verdadera necesidad? La necesidad en este caso sería el temor de cometer el pecado de Zina (adulterio o fornicación).

            La mayoría de los sahabis del Profeta (B y P) son de la opinión de que, después de completarse la Legislación Islámica, el matrimonio temporal se hizo absolutamente haram, e ilícito. Sin embargo, Ibn Abbás mantenía una opinión diferente, permitiéndolo en casos de necesidad. Una persona le consultó sobre casarse con una mujer en una base temporal y el le dijo que podría hacerlo. Un sirviente suyo le preguntó entonces: “¿No es esto bajo condiciones difíciles, cuando faltan mujeres y otras situaciones similares?”. Ibn Abbás respondió: “Sí” [57]. Después, sin embargo, cuando Ibn Abbás vio que la gente se había relajado y estaban contrayendo matrimonios temporales sin necesidad, el retiró entonces su opinión y se retractó. [58]

 El matrimonio con más de una mujer.

            El Islam predica una forma de vida acorde con la naturaleza; provee soluciones humanas a situaciones complejas y evita los extremos.
Esta característica del Islam se puede observar en su posición respecto a tomar más de una esposa. El Islam permite al musulmán casarse con más de una mujer a fin de solucionar algunos problemas acuciantes, sociales e individuales.

            Muchas naciones y religiones previas al Islam permitieron casarse con una cantidad ilimitada de mujeres, a veces decenas y a veces cientos, sin ninguna condición ni restricción. El Islam, por su parte, instituyó restricciones y condiciones definidas para la poligamia.

            Con respecto a la restricción, el Islam limitó a cuatro el número de mujeres que un hombre puede tener. Cuando Ghailán Al Tháqafi aceptó el Islam, tenía diez mujeres; “escoge a cuatro de ellas y divorcia al resto[59] le dijo el Profeta (B y P). Similarmente, algunos hombres que tenían ocho[60] o cinco [61]   esposas, al tiempo de abrazar el Islam fueron instruidos por el Profeta (B y P) de dejar con ellos sólo cuatro.

            El caso del Profeta (B y P), que tenía nueve esposas, fue exento de esta condición por Allah para propagar más el Islam durante su vida y por las necesidades de su nación después de su muerte.

Justicia entre las esposas: una condición.

            La condición que el Islam exige para permitir que un hombre tenga más de una mujer es la confianza, de su parte, de que el podrá tratar con equidad a sus dos o más esposas en lo referente a alimentación, bebida, alojamiento, vestido y gastos, así como en la división del tiempo entre ellas. Cualquiera que no tiene seguridad si podrá cumplir con estas obligaciones con justicia y equidad tiene prohibido, por el mismo Allah, casarse con más de una mujer; pues Allah dice:

         “Si teméis no ser equitativos con los huérfanos, entonces, casaos con las mujeres que os gusten: dos, tres o cuatro. Pero, si teméis no obrar con justicia, entonces con una sola o con vuestras esclavas. Así, evitaréis mejor el obrar mal”. (4:3)

            Y el Profeta (B y P) dijo: “Quien tiene dos esposas y no las trata con ecuanimidad, llegará al Día de la Resurrección arrastrando tras de sí una parte de su cuerpo que le colgará”. [62]
            El tratamiento igualitario mencionado aquí es el relacionado con los derechos de las esposas y no al amor que el esposo siente por ellas, pues la ecuanimidad en la división del amor es algo más allá de la capacidad humana y cualquier desigualdad en este sentido es perdonada por Allah, que dice:

         “ No podréis ser justos con vuestras mujeres, aún si lo deseáis.  No seáis pues tan parciales que dejéis a una de ellas como en suspenso...” (4:129)

            Por ello es que el Profeta (B y P) solía dividir su tiempo entre sus esposas en partes iguales, diciendo: “¡Oh Allah! Esta es mi división en lo que puedo controlar. No me pidas, pues, en lo que Tu mejor controlas y yo no controlo”. [63] En referencia al apego y afecto que él sentía por una esposa en particular. Y cuando planeaba ir en un viaje, el Mensajero de Allah solía sortear entre sus esposas, y la elegida por sorteo sería la que lo acompañe”. [64] 

Por qué el matrimonio con más de una mujer está permitido en el Islam

            El Islam es la última y final palabra de Allah que termina la serie de mensajes divinos a la humanidad. Por ello es que vino con una ley general y apropiada a todos los tiempos y lugares, y para toda la humanidad. No es ley de los citadinos solamente, desdeñando a los nómadas. No es ley de regiones frías ignorando las calientes; tampoco lo es para un periodo particular de tiempo, olvidando tiempos y generaciones posteriores.

            El Islam reconoce las necesidades y los intereses de toda la gente, de los individuos así como de los grupos. Y entre los seres humanos podemos encontrar individuos con un fuerte deseo de tener hijos, pero cuya esposa es estéril, crónicamente enferma o con algún otro problema. ¿No sería más considerado con ella y mejor para él que se case con una segunda esposa que pueda darle hijos, mientras conserva a la primera esposa con todos sus derechos garantizados?

            También está el caso de un hombre cuyo deseo sexual es fuerte, mientras que el de su esposa es mínimo, o padece de alguna enfermedad o tiene menstruaciones muy largas, etc. Si el esposo no puede contener su necesidad de sexo ¿No se le debería permitir casarse con una segunda mujer en vez de salir a buscarse amantes?

            A veces, también, sucede que las mujeres sobrepasan en número a los hombres. Por ejemplo, después de guerras que deciman a los hombres. En tales casos: ¿No es mejor para la sociedad y para las propias mujeres compartir a un esposo que pasar sus vidas sin casarse, privadas de la paz, el afecto y la protección de la vida marital y la alegría de la maternidad, la cual desean naturalmente con todo su corazón?

            Solo hay tres alternativas para ese excedente de mujeres que no están casadas como primeras esposas:

  1. Pasar toda su vida en una amarga abstinencia.
  2. Convertirse en objetos sexuales y entretenimiento de los depravados.
  3. Convertirse en coesposas de un hombre que puede sustentar a más de una mujer y que las tratará cariñosamente.

           Sin lugar a dudas, la última alternativa es la solución correcta, el remedio para este problema, el veredicto del Islam:

         “¿ Es una decisión a la pagana lo que desean? Y ¿ Quién puede decidir mejor que Allah para gente que está convencida?" (5:50)
           
            Pues esta es la “poligamia” islámica que la gente de occidente aborrece tanto y contra la cual reaccionan con tanta hostilidad, mientras sus propios hombres son libres de tener cualquier número de amantes, sin restricción ni responsabilidad de tipo moral o legal con respeto a la mujer o los niños que pueda tener como resultado de estas inmorales y pecaminosas relaciones extramaritales. Dejemos que ambas alternativas - la pluralidad de esposas y la pluralidad de relaciones ilícitas - sean comparadas; y dejemos que la gente se pregunte cual es el accionar más acertado y cual de los grupos está correctamente guiado.


  • [45] Citado por Al Bujari y Muslim.
  • [46] Citado por Al Bujari y Muslim.
  • [47] Citado por  Ibn Hibbán.
  • [48] Son las que cometen Shirk; atribuyen iguales a Allah con sus ideas politeístas o prácticas idólatras.
  • [49] Citado por Al Bujarí.
  • [50] N del T.  Torá es la escritura original revelada a Moisés por Dios. El Evangelio (Ingil) le fue revelado a Jesús. Estos no deben ser confundidos con el Torá o el Antiguo Testamento de hoy, ni con los cuatro evangelios del Nuevo Testamento.
  • [51] Esta historia la cita Abu Daud, Al Nasai y Al Tirmidhi.
  • [52] Hemos tratado el tema del derecho exclusivo de Allah para legislar lo lícito y lo ilícito para sus siervos, cualquiera que se rebele contra este comando de Allah o lo desdeñe se convierte en un mushrik o asociador politeísta.
  • [53] Este castigo ha sido prescrito para el fornicador soltero y su pareja.
    El castigo de la muerte por apedreamiento, si el crimen es probado por el testimonio de cuatro testigos oculares del acto o la confesión del autor, ha sido prescrito para el adúltero casado y su pareja. (N. del T.).
  • [54] "ighathat al Lahfán", vol. 1.pp. 66 -67
  • [55] La razón de esta pregunta era el deseo de mantener su pureza de mente y cuerpo, que se veía peligrar por la presión de la inesperada necesidad. (N. del T.)
  • [56] Citado por Al Bujari y Muslim.
  • [57] Citado por Al Bujari.
  • [58] Zad Al Mi’ad, Vol 4p7. Lo citó Al Baihaqui y Muslim.
  • [59] Citado por Al Shafi’i, Ahmad, Al Tirmidhi, Ibn Maya, Ibn Abi Shaiba, Al Daraqutni y Al Baihaqi.
  • [60] Citado por Abu Daud en su “Musnad”.
  • [61] Citado por Ahmad, Al Dárimi, Ibn Hibbán, Al Hákim y los compiladores de Al Sunan.
  • [62] Citado por los compiladores de los “Sunan” y por Ibn Hibbán y Al Hákim.
  • [63] Citado por los compiladores de los “Sunan” (Abu Daud, Ibn Maya, Al Tirmidhi y Al Nasái)
  • [64] Citado por Al Bujari y Muslim.