LA CACERÍA

Muchos árabes y gentes de otras naciones solían vivir de la cacería. Por ello el Corán y la Sunna trataron este tema y los juristas le dedicaron capítulos independientes. En estos detallaron lo que está permitido y lo que está vedado; lo que es obligatorio y lo que es sólo recomendable.

Hay muchas aves y animales cuyas carnes son exquisitas. Pero el hombre no los puede someter porque son salvajes. Por ello el Islam no exige en su caso lo que se exige para comer los animales domésticos; el degüello en la garganta o la base del cuello. El Islam sólo exige, en su caso, quitarles la vida de la forma más fácil. Esto, para facilitar la vida del ser humano. El Islam confirma lo que la naturaleza y la necesidad dictaron a la gente. Lo único que hizo fue introducir ciertas fórmulas y su Ley. Le dio una expresión islámica, como todos los asuntos de la vida del musulmán. Algunos de estos requisitos conciernen al cazador, otros a la presa y otros al utensilio para cazar.

Cabe mencionar que esto afecta a la cacería de animales terrestres. La pesca de los animales acuáticos no tiene restricciones Dios lo permitió todo en general. "Os es lícita la pesca y alimentaros de ella para disfrute vuestro y de *los viajeros, pero os está prohibida la caza mientras dure vuestra consagración (a los ritos de la peregrinación o la visitación). Y temed a Dios hacia Quien seréis congregados" (5:96).

Requisitos relacionados con el cazador

1. El cazador de animales terrestres debe tener las mismas condiciones del que realiza el sacrificio legal: Debe ser musulmán, de la gente de la Escritura o de quien está en el mismo status de la Gente de la Escritura, como los zoroastrianos y los sabeos.

El Islam da ciertas instrucciones a los cazadores: Que no cacen sólo por diversión, quitando la vida a los animales sin intención de comerlos o beneficiarse de ellos. Hay un hadiz que dice: 'Aquel que mata un pájaro por diversión lo verá dirigirse a Dios en el Día de la Resurrección. Dira: ¡Oh Señor! Fulano me mató por diversión y sin intenciones de beneficiarse"[35].

En otro hadiz vemos que el Profeta (B y P) dijo: "Todos los que maten un pájaro o más sin derecho serán preguntados por Dios el Día de la Resurrección sobre ellos". Dijeron: Mensajero de Dios! ¿Cual es el derecho?" Dijo: `¡Que lo mate para alimentarse y que no le corte su cabeza y lo eché lejos!"[36].

2. También es requisito que el cazador no esté en un estado de ihram [37] por la peregrinación o la visita a la Caaba. Cuando el musulmán viste el ihram debe asumir un estado de paz total y sosiego completo. Este estado incluye a los animales que lo rodean y las aves del cielo debiendo abstenerse de cazarlos, aunque estén al alcance de su mano o de sus armas. Estas pruebas y esta educación son las que forman al creyente fuerte y paciente. Dios nos dice al respecto: "¡Creyentes! No matéis la caza mientras estéis consagrados (a los ritos de la peregrinación o la visitación). Si uno de vosotros la mata deliberadamente, ofrecerá como víctima a la Caaba, en compensación, una res de su rebaño, equivalente a la caza que mató -ajuicio de dos personas justas de entre vosotros-, o bien expiará dando de comer a los pobres o ayunando algo equivalente, para que guste la gravedad de su conducta. Dios perdona lo pasado, pero Dios se vengará de reincidente. Dios es poderoso, vengador" (5:95) "Os es lícita la pesca y alimen taros de ella para disfrute vuestro y de los viajeros, pero os está prohibida la caza mientras dure vuestra consagración (a los ritos de la peregrinación o la visitación). Y temed a Dios hacia Quien seréis congregados" (5:96). "¡CreyentesRespetad vuestros compromisos! La bestia de los rebaños os está permitida, salvo lo que se os recita. La caza no os está permitida mientras estéis consagrados (a los ritos de la peregrinación o la visitación). Dios decide lo que Él quiere" (5:1).

Requisitos relacionados con la caza

El animal debe ser de aquellos que el hombre no puede, en situaciones normales, sujetar y degollar en la garganta o el cuello. Si la persona puede efectuar el degüello de la forma establecida debe hacerlo y no recurrir a otras cosas, pues el degüello es su origen.

Si dispara su arma, o lanzó sus perros, alcanzando al animal debe realizar el degüello si, al llegar cerca del animal, éste aún está vivo y no agonizando. Si el animal está agonizando es recomendable degollarlo, y si lo deja morir solo no hay falta alguna. En los dos "Sahih" encontramos que el Profeta (B y P) dijo: "Si envías a tus perros menciona el Nombre de Dios sobre ellos. Ysi sujetan algo y lo alcanzas vivo: pues, degüéllalo" [38].

Requisitos relacionados con el instrumento de caza

3. Los instrumentos de caza son de dos tipos:

a) Las armas: punzantes, cortantes y de fuego, como mencionó la aleya: "¡Creyentes Dios ha de probaros con alguna caza obtenida con vuestras manos o con vuestras lanzas, para saber quién Le teme en secreto. Quien, después de esto, viole la ley, tendrá un castigo doloroso" (5:94).
b) Los animales de caza que son adiestrados para la cacería. Tal es el caso de los perros, los guepardos y los halcones y gavilanes entre las aves de rapiña. Dios dijo: "Te preguntan qué les está permitido. Di: Os están permitidaslas cosas buenas. Podéis comer de lo que os capturen los animales de presa que habéis adiestrado para la caza, tal como Dios os ha enseñado. ¡Y mencionad el Nombre de Dios sobre ello! ¡Y temed a Dios! Dios es rápido en ajustar cuentas" (5:4).

La cacería con instrumentos perforadores.

La caza con armas punzantes o perforadoras tienen dos requisitos:

-Primero: Deben penetrar el cuerpo del animal; de manera que la muerte se produzca por la perforación y el corte y no por el simple golpe o impacto. Adí bin Hátim preguntó al Profeta (B y P) así: "Si lanzo mi arma sobre el animal y le acierto, ¿qué hago?" El respondió: "Si tu arma alcanza al animal y lo penetra come de él. Pero si lo mata por el impacto del golpe no comas de él": Es un relato auténtico por consenso.

Este hadiz nos prueba que lo importante es la penetración en la carne, aunque el arma sea de golpear. Sobre esto decimos que la cacería con armas de fuego sí hace lícita la carne del animal. Pues los proyectiles de estas armas penetran el cuerpo mucho más que las flechas, lanzas y espadas.

Con respecto al hadiz de Ahmad, donde el Profeta (B y P) dice: "No comáis de lo alcanzado por las hondas, excepto lo que degolléis". Y respecto a las palabras de Ibn Omar, transmitidas por Al Bujarí; que lo que fue muerto con la honda es igual al animal muerto a golpes. Está claro que los proyectiles de los que se habla en estos dos relatos son los hechos de arcilla seca y no tienen relación con los proyectiles de las armas de fuego de hoy.

También está vedado cazar lanzando piedras pequeñas, pues el Profeta (B y P) prohibió atacar lanzando piedras, pues ellas, según dijo: "No cazan ni matan al enemigo; pero sí rompen los dientes y perforan los ojos"[39]

-Segundo: Se debe mencionar el Nombre de Dios sobre el arma al dispararla o asestar el golpe, así como el Profeta enseñó a Adí bin Hátim. Sus hadices son la base de este capítulo.

La cacería con animales amaestrados.

En este caso se exigen las siguientes condiciones:

-Primero: El animal debe ser entrenado.
-Segundo: El animal debe cazar por su amo. Como lo expresa el Corán, debe sujetar la presa para su amo y no para sí mismo.
-Tercero: Se debe mencionar el Nombre de Dios al enviarlo.
El origeñ de todos estos requisitos es la palabra de Dios: "Te preguntan qué les está permitido. Di: os están permitidas las cosas buenas. Podéis comer de lo que os capturen los animales de presa que habéis adiestrado para la caza, tal como Dios os ha enseñado. ¡YMencionad el Nombre de Dios sobre ello! Y temed a Dios! Dios es rápido en ajustar cuentas" (5:4).

1. Definición del entrenamiento: Es la capacidad del amo para poder dominar al animal y dirigirlo. Al llamarlo debe responder; cuando se lo lanza sobre la presa debe perseguirla. Cuando se le ordena detenerse debe hacerlo. A pesar de las diferentes opiniones al respecto, lo importante es que exista un entrenamiento, y éste se reconoce por el sentido común.

2. El animal debe cazar para su amo. No debe comer de la presa. El Profeta (B y P) dijo: "Si lanzaste al perro y éste come de la presa, no comas de ella pues él ha cazado para sí mismo. Y si lo lanzas y mata a la presa sin comer de ella come, pues, de ella; porque él la ha cazado para su dueño" [40].

Algunos juristas han diferenciado entre las bestias y las aves. Opinaron que lo que comiesen las aves es permitido comer y lo que coman las bestias no.

La sabiduría de estos dos requisitos está en la distinción del ser humano, para evitar la humillación de comer las sobras de los perros y las presas de las bestias como se lo permitirían algunas voluntades débiles. Si el perro es un animal entrenado y caza para su dueño, pues se convierte en un instrumento más de caza, como las lanzas y las flechas.

3. La mención del Nombre de Dios al enviar el perro es la misma que se hace al lanzar la lanza o la flecha o golpear con la espada. Son órdenes del Corán "Te preguntan qué les está permitido. Di: Os están permitidas las cosas buenas. Podéis comer de lo que os capturen los animales de presa que habéis adiestrado para la caza, tal como Dios os ha enseñado. ¡Y mencionad el Nombre de Dios sobre ello! ¡Y temed a Dios! Dios es rápido en ajustar cuentas" (5:4) y de los hadices auténticos, en especial el de Adí bin Hátim.

Otra evidencia sosteniendo este requisito está en el hecho de que si otro perro interviene en la cacería pues la presa no se puede comer. Adí preguntó al Profeta (B y P): "¿Qué pasa cuando lanzo a mi perro y luego encuentro a otro con él y no sé cual de los dos capturó la presa?" El Profeta (B y P) respondió: "No comas de él. Pues tú mencionaste a Dios sobre tu perro y no sobre el otro".

Y si olvida mencionar a Dios al lanzar su animal o al disparar su arma; en tal caso Dios no castiga a esta comunidad por el error y el olvido. Compensará su olvido en el momento de comer tal como mencionamos en el degüello.

Cuando hablamos de los degüellos mencionamos la sabiduría de exigir la mención del Nombre de Dios. Lo que dijimos en ese momento se aplica también a este caso.

Si se encuentra a la presa muerta después del disparo

A veces sucede que el cazador dispara y acierta al cuerpo de la presa; pero no logra capturarla en ese momento y luego, cuando la encuentra, ya está muerta. A veces pasan muchos días hasta encontrarla. En esta situación la presa se puede comer cumpliendo los siguientes requisitos:

1. Que no haya caído en el agua. El Profeta (B y P) dijo: "Si lanzas tu flecha y encuentras al animal muerto por ella cómelo. Excepto que haya caído al agua y no sepas qué lo mató ¿El agua o tu flecha?[41].

2. Que no encuentre en la presa rastros de algo más que haya sido la causa de la muerte.”

Adí bin Hátim relata: "Dije: ¡Oh Mensajero de Dios! Si acierto sobre la presa y tiempo después la encuentro muerta con mi flecha clavada ¿Qué hago?'El dijo: `Si sabes que tu flecha la mató y no ves rastros de algún de predador come de ell" [42].

3. Que la presa no llegue al estado de putrefacción. La gente normal detesta lo putrefacto y lo rechaza, sin contar con el peligro que encierra comer de ello.

En el "Sahih" de Muslim vemos que el Profeta (B y P) dijo aAbi Tha'laba A1 Jushaní: "Si lanzaste sobre la presa y ésta desaparece por tres días y luego la encuentras, come de ella mientras no esté putrefacta"


  • [35]Lo transmitieron: An Nasái e Ibn Hibbán en sus “Sahih”
  • [36]Lo citaron Al Nasái yAl Hákim, que dijo: es auténtico.
  • [37]N del T. El Ihram es un estado de pureza en el que debe estar todo peregrino o visitante a La Meca. Se caracteriza por las dos piezas de tela blanca y un número de prohibiciones especiales.
  • [38]Al Igatha…, p. 48.
  • [39]Lo citaron: Al Bujari y Muslim.
  • [40]Lo citó Ahmad. Hay un relatosimilar en ambos "Sahih"
  • [41]Lo citaron en ambos “Sahih”
  • [42]Lo citó Al Tirmidhí y lo autentificó.