3. VEDAR LO LÍCITO Y PERMITIR LO ILÍCITO,
ES SINÓNIMO DE SHIRK
[11]

Aunque el Islam criticó por igual a los que vedan y a los que permiten las cosas sin la aprobación de Dios, atacó con más fuerza a los que vedan.

Esto es porque esta última tendencia implica oprimir al ser humano, y cerrar, sin una razón, lo que Dios hizo amplio.

Además que esta tendencia coincide con los sentimientos de algunos religiosos extremistas. El Profeta Muhammad (B y P) combatió todo indicio de extremismo y falsa piedad con todas las armas. Criticó a los extremistas y profetizó su destrucción diciendo: "¡Los extremistas perecerán! ¡Los extremistas perecerán! ¡Los extremistas perecerán!" [12].
El Profeta (B y P) describió su mensaje diciendo: "He sido enviado con lo que es recto y sencillo" [13]. Lo recto de su mensaje está en la creencia monoteísta, el tawhid, y lo sencillo del mensaje está en la parte práctica y legal. En oposición a estas características está el shirk y la prohibición de las cosas buenas de la vida. El Profeta (B y P) ha mencionado todo esto en un hadiz qudsi que dice [14]: Dios dijo: "He creado a los seres humanos en rectitud (hunafá). Luego los malévolos llegaron con ellos y los desviaron de su religión. Y les vedaron lo que yo les había permitido y les mandaron que asocien conmigo a quienes no otorgué autoridad alguna".

Vedar algo que es permitido es similar a cometer Shirk. Es por esto mismo que el Corán censura a los politeístas árabes; por su politeísmo, sus ídolos y por prohibirse a sí mismos, sin autoridad alguna de Dios, comer y usar ciertos productos y alimentos. Entre estos animales prohibidos estaban los llamados Bahira, Saiba, Uasila y Ham durante el periodo preislámico llamado Yahilía [15].

Bahira ('oreja cortada') era una camella cualquiera que hubiese dado a luz a cinco crías, la última de ellas un macho. Se le hacía un corte en la oreja y se la dejaba pastar libremente. No podía ser montada, ordeñada ni sacrificada. Podía beber y comer de donde quisiera sin ser molestada.

Saiba designaba a un camello o una camella que se dejaba vagar libre mente por una promesa, generalmente hecha después del feliz retorno de un viaje, el fin de una enfermedad o cualquier otro motivo.
 
El primer crío de una cabra, lo conservaban para sí. Si nacían dos críos, un macho y una hembra, decían "es su hermano" y dejaban que el macho vague libremente; era el llamado Uasila.

Cuando la segunda generación de descendientes de un camello macho estaba en condiciones de soportar un jinete, dejaban libre el camello viejo, diciendo: "Salvó su espalda" y llamándolo "Al Ham".
 
Hay otras interpretaciones sobre esto, pero todas son similares. El Corán rechazó estas prohibiciones y dejó sin excusa a aquellos que las practicaban por seguir los errores de sus ancestros.

"Dios no ha instituido ni Bahira, ni Saiba, ni Uasila, ni Ham. Son los ínfieles quienes han inventado la mentira contra Dios. Y la mayoría no razonan".
"Y cuando se les dice: Venid a la Revelación de Dios y al Enviado, dicen: Nos basta aquello en que encontramos a nuestros padres. ¡Como! ¿ Y sí sus padres no sabían nada, ni estaban bien dirigidos?" (5:103-104).

En la sura "los rebaños" hay una detallada discusión sobre lo que esa gente vedaba de camellos, vacunos, ovinos y caprinos. En este contexto, el Corán usa un estilo irónico de cuestionamientos retóricos para convencerlos de su error.

"Cuatro parejas de reses: una de ganado ovino y otra de ganado caprino; di: ¿Ha prohibido los dos machos, o las dos hembras, o los que encierran los úteros de las dos hembras? ¡Informadme con conocimiento, si sois sinceros! Una de ganado camélido y otra de ganado bovino —di: ¿Ha prohibido los dos machos o las dos hembras o lo que encierran los úteros de las dos hembras? ¿Fuisteis, acaso, testigos cuando Dios os ordeno esto? ¿Hay alguien más impío que aquel que inventa una mentira contra Dios para, sin conocimiento, extraviar a los hombres?— Ciertamente, Dios no dirige al pueblo impío" (6:143-144).

En otra discusión retórica, contenida en la Sura "Los murallones",
Dios rechaza los motivos de los vedadores, instituyendo el criterio definitivo al respecto de toda prohibición:
"Di: ¿Quién ha prohibido los adornos que Dios ha producido para Sus siervos y las cosas buenas de que os ha provisto? Di: Esto es para los creyentes mientras vivan la vida terrenal, pero, en particular, para el día de la Resurrección. Así es como explicamos con detalle las aleyas a gente que sabe. Di: Mi Señor prohíbe sólo las deshonestidades, tanto las públicas como las ocultas, el pecado, la opresión injustas, que asociéis a Dios algo a lo que Él no ha conferido autoridad y que digáis contra Dios lo que no sabéis" (7:32-33).

Es significativo que estas discusiones fueron reveladas en La Meca.
Las revelaciones en la Meca tratan invariablemente, asuntos de fe, la Unicidad de Dios y obre la Otra Vida. Podemos, entonces, deducir que, ante Dios, el hecho de declarar las cosas ilícitas sin ninguna autoridad proveniente de El no es un asunto menor sino algo pertinente a los fundamentos y principios generales de la Fe.

En Medina, ciertos musulmanes mostraron tendencias ascéticas negándose a sí mismos algunos placeres lícitos. Entonces, a fin de mantenerlos dentro de los límites que. El impuso y traerlos de vuelta al sendero recto del Islam, Dios reveló las siguientes aleyas con fuertes palabras:
"¡Creyentes! ¡No prohibáis las cosas buenas que Dios os ha permitido! ¡Y no violéis la Ley, que Dios no ama a los que la violan! ¡Comed de lo lícito y bueno de que Dios os ha provisto! ¡Y temed a Dios, en Quien creéis!". (5: 87-88).


  • [11] 11N. del T.: El shirk es atribuirle iguales a Dios en alguno de sus perfectos atributos.
  • [12] Lo recopilaron Muslim, Ahmad y Abu Dawud.
  • [13] Lo recopiló Ahmad.
  • [14] Es un hadiz en el que el Profeta (B y P) relata algo de Dios. El Profeta (B y P) es aquí un mero narrador. A diferencia del Corán no podemos decir de un hadiz que dice que "Dios lo dijo". Porque las palabras son del Profeta (B y P). El significado vino de Dios a través de una visión o revelación.
  • [15] Es el estado mental y condiciones de vida previos al advenimiento del Islam. Se caracteriza por la lejanía de la guía de Dios y la adopción de sistemas y formas de vida seculares sin origen divino.