Narró Anas  que el Mensajero de Allah  dijo: “Ninguno de vosotros completará su Fe hasta que yo sea más amado para él que su hijo, su padre y toda la humanidad”[1].

 

“Ninguno de vosotros completará su Fe” mínima obligatoria, hasta que el Mensajero de Allah  le sea más amado que su propio ser. Se relata que ‘Omar Ibn Al Jattâb  dijo: “¡Mensajero de Allah! Tú eres más amado para mí que todas las cosas excepto mi propio ser”, entonces le dijo el Profeta : “no habrá de ser completa tu Fe hasta que sea más amado para ti que tu mismo”. Dijo ‘Omar : “Ahora eres más amado para mí que yo mismo”. Dijo (el Profeta ): “Ahora ‘Omar se ha completado tu Fe”[2].

 

Dijo el Sheîj Ibn Taîmîah: “Quien afirma que la Fe negada por el Mensajero de Allah  es su perfección mínima obligatoria (Kamâl al ûâyib), y que quien no la alcance es advertido por exponerse a la posibilidad de ser castigado por ello, ha afirmado la verdad. Pero quien afirme que el Profeta  sólo se refería a la perfección recomendable (Kamâl al mustahâb) se ha equivocado porque ésto nunca fue mencionado por el Mensajero de Allah ”.

 

Quien alega amar al Profeta  pero no sigue su ejemplo ni da prioridad a sus dichos frente a los del resto de la gente, es un mentiroso. Dijo Allah  (Dicen [los hipócritas]: Creemos en Allah y en el Mensajero, y les obedecemos. Pero luego no obedecen porque realmente no son creyentes.) (24:47) En esta Aleya se niega la existencia de Fe (Imân) de aquellos que se aparten de la obediencia al Mensajero de Allah . Todo musulmán ama acorde a su grado de Islam, así como todo musulmán debe ser creyente, aunque no sea creyente en su máxima expresión (es decir con su Fe completa), ya que ésto sólo lo alcanzan algunos.

 

Dijo Ibn Taîmîah: “La mayoría de la gente que acepta el Islam tras haber sido incrédulos, o aquellos que nacieron dentro del Islam, si se aferran y cumplen con la legislación Islámica, obedeciendo a Allah y Su Mensajero, son musulmanes que acceden a una Fe general (imán muymal). Pero acceder a la realidad de la Fe y su cúspide es algo que se alcanza gradualmente, a quien Allah  se lo concede. Muchas personas no alcanzan la certeza (iaqîn) ni combaten el ego (Yihâd), y si alguien siembra dudas, éstas se materializan y dudan, y si son llamados al Yihâd desertarán, ya que no han alcanzado la certeza que los proteja de las dudas, y no aman a Allah  y Su Mensajero  lo suficiente como para anteponerlos a sus bienes y seres queridos. Estas personas al morir han de entrar en el Paraíso, pero si en vida son probados con quienes les infundan dudas y argumentos engañosos perecerán ante las dudas, a menos que Allah  los salve y purifique sus corazones de las dudas, o en su defecto caerán en cierta forma de hipocresía”.

 

Este Hadîz indica que las obras son parte integrante de la Fe (Imân), ya que el amor es una obra que tiene lugar en el corazón.

 

El amor por el Mensajero de Allah  es obligatorio, y una consecuencia del amor a Allah , el amor al Profeta aumenta a medida que se acrecienta el amor por Allah  en el corazón del creyente, y disminuye si éste disminuye. Todo aquél que ama a Allah  ama por Él y para Él, y por eso ama la Fe y las obras piadosas.    



[1] Transmitido por Bujârî (15) y Muslim (44)

[2] Transmitido por Bujârî (6632)